Entre los Palestinos secuestrados en las cárceles israelíes y los colonos israelíes detenidos en tierras Palestinas

Niños prisioneros

Entre los palestinos secuestrados en las cárceles israelíes y los colonos israelíes detenidos en tierras palestinas median: un proceso de negociación estancado, una huelga de hambre masiva protagonizada por los presos palestinos y la pasividad de la Comunidad Internacional.

 

El pasado 24 de abril los palestinos secuestrados en cárceles israelíes bajo la llamada “detención administrativa” iniciaban una huelga de hambre para denunciar su estado. En la actualidad hay 186 prisioneros (mujeres, hombres y niños) que se encuentran detenidos en situación “detención administrativa”, figura que permite a la entidad sionista encarcelar a los palestinos sin que existan cargos en su contra y sin reconocer su derecho a asistencia jurídica. Más de 150 presos palestinos iniciaron esta huelga de hambre colectiva, a la que a día de hoy se han sumado, con un ayuno temporal, otros 5.000 reclusos; por supuesto no podemos olvidar a los  presos Aymaan Atabeesh y Adnan Sahaytah, que iniciaron una huelga similar hace 68 y 90 días respectivamente y que se encuentran en una condición crítica.

 

La respuesta por parte de las fuerzas israelíes de ocupación se ha traducido en el traslado de los presos a distintas cárceles, en el recurso a celdas de aislamiento en las que los mantienen encadenados a las camas y en la negativa a entregar sal a quienes secundan la huelga, sabiendo que, junto al agua, es lo único que les permite sobrevivir a este ayuno. Por si esto no bastase, se ha venido suministrando a los presos en huelga agua no apta para el consumo, lo que les ha provocado enfermedades gastrointestinales que han agravado su estado de salud, ya de por sí muy delicado debido a la prolongada restricción de alimentos.

 

Detención Administrativa: Justicia Detenida

 Niños prisioneros

 

Nuevamente los presos palestinos denuncian, mediante la huelga de hambre, lo mismo que ya hicieron en 2012: la inexistencia de garantías penales( que identifican en un código penal qué se tipifica como delito) y procesales (que garantizan el reconocimiento de los derechos fundamentales,   con objeto de evitar un abuso de poder) para los palestinos que, sin haber sido ni juzgados ni condenados, se encontraban secuestrados en las cárceles israelíes bajo la fórmula de la “detención administrativa”. Entonces, se hicieron eco de la denuncia diferentes organizaciones de derechos humanos y la propia Unión Europea, que consideró que la entidad sionista hacía “un uso excesivo” de esta figura legal; la huelga finalizó una vez las fuerzas ocupantes accedieron a limitar el uso de la “detención administrativa” sólo a circunstancias excepcionales. Sin embargo, lejos de respetarse este acuerdo, la “detención administrativa” se ha convertido en una práctica habitual sin que haya habido respuesta condenatoria alguna por parte de la Comunidad Internacional, lo que deja a los palestinos secuestrados en cárceles israelíes sin más opción que la huelga de hambre para denunciar su situación.

 

 

  E F M A M Jn Jl A S O N D
2001 16 16 15 12 12 13 10 17 27 31 34
2002 36 44 111 681 929 943 813 867 878 936 960
2003 1007 1107 1127 1140 1107 952 785 700 528 553 679 649
2004 657 628 630 644 703 747 760 751 781 858 863
2005 870 704 647 604 596
2006 794 750 708 703 738 783
2007 814 788 776 790 761 730 691 651 599 578 569 546
2008 813 788 776 790 776 738 692 649 604 583 569 546
2009 564 549 540 506 500 440 392 361 335 324 291 278
2010 264 259 237 222 211 203 200 190 212 214 207
2011 207 221 214 218 221 229 243 272 286 278 283
2012 310 309 320 322 308 303 285 250 212 184 156 178
2013 178 170 170 168 156 156 136 134 137 135 145 145
2014 155 175 183

 

La tabla, elaborada y publicada en su web por Addameer, Asociación de Derechos Humanos y apoyo a los presos, muestra la evolución en cifras del uso de la “detención administrativa” por parte de las fuerzas de ocupación contra la población palestina.

 

 

La respuesta de la entidad sionista a esta nueva acción llevada a cabo por los presos palestinos ha sido contraria a cualquier tipo de negociación, sustituyendo esta vía para la resolución del conflicto por el intento de que la Knéset, el parlamento israelí, apruebe un proyecto de ley que permita la alimentación forzada de los presos en huelga. Esta tentativa de mediación se pone en marcha sólo después de que el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, expresase su preocupación por el estado de salud de los huelguistas. Por otro lado, no podemos olvidar que la ONU rechaza la alimentación forzada.

 

Pero la figura de la “detención administrativa” no es la más destacada particularidad del sistema de ocupación israelí, conocido por su recurso continuado a la fuerza, la tortura física y la humillación contra la población palestina en general y para con los presos de forma particular.  La entidad sionista entiende que los niños y las niñas palestinos pueden ser considerados como mayores de edad a los 16 años, pudiendo ser, por lo tanto, sentenciados como personas adultas. Esto tiene consecuencias gravísimas dado que en el territorio palestino ocupado desde el 67 impera la ley militar israelí, lo que supone condenas más severas que las contempladas por las leyes civiles. Israel encarcela cada año unos 700 niños acusados de “tirar piedras”, acción que en ocasiones es considerada como “intento de asesinato”, delito por el que la ley militar israelí pretende condenar a los cincos chicos de Hares, que llevan más de un año en prisión, a cadena perpetua.

 

El sufrimiento y la humillación provocados por una ocupación que dura ya más de 65 años se agudizan cuando mujeres, hombres y niños palestinos son encarcelados sin pruebas y sentenciados de acuerdo a leyes militares, por esto el Pueblo Palestino se una en defensa y apoyo de los presos.

Mujeres Cruz Roja Huelga H

 

Israel y los “acuerdos” que nunca cumple

 

Durante las negociaciones del último proceso de paz, se acordó la puesta en libertad de 104 presos palestinos encarcelados con anterioridad a los acuerdos de Oslo, determinándose que la liberación tendría lugar en 4 fases; sin embargo, el 29 de marzo, cuando debería haber tenido lugar la última fase de excarcelación, la entidad sionista no cumplió, afirmando que nunca se comprometió a las liberaciones y que éstas dependerían del progreso en una negociación en la que se pedía a los palestinos, como contrapartida, que se abstuvieran de adherirse a organizaciones internacionales. Ésta no fue la única exigencia impuesta por parte de la entidad sionista que, para el progreso del proceso, considera como irrenunciables el reconocimiento del estado judío, el cese de la violencia, así como el acatamiento de acuerdos previos, por parte de los palestinos. Además, coincidiendo en el tiempo con el proceso de reconciliación entre los principales movimientos palestinos, Al Fatah y Hamas, la entidad sionista ha presionado a los palestinos, estancando aún más si cabe las negociaciones, declarando que no reconocerá como interlocutor al Gobierno de Unidad si alguno de sus integrantes pertenece a Hamas: de los 17 miembros, elegidos por su valía profesional y no de acuerdo a su adscripción política, tres pertenecen al movimiento Hamas. Poco peso parece tener en esta decisión la aprobación que el Gobierno de Unidad, que preside Rami Hamdala, ha obtenido de EEUU, la ONU y los principales países de la Unión Europea.

20140606_120410

 

La Comunidad Internacional calla, el silencio mata

 

Con el inicio, el 24 de abril, de una huelga de hambre, los presos palestinos buscaban la mediación de la Comunidad Internacional ante el rechazo israelí a la negociación; pero… ¿se siente presionada la entidad sionista por la Comunidad Internacional? Parece ser que no, como evidencia el que no reconozca al recién formado Gobierno de Unidad palestino, el que nunca haya cesado en el empleo de la fuerza indiscriminada contra la población palestina o el que no haya realizado declaración alguna sobre su intención de hacer efectivo, en la práctica, lo establecido en las más de 25 resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que ha incumplido, a lo que tendríamos que sumar la larga lista de quebrantamientos sobre los acuerdos tomados en los diferentes procesos de negociación con la Autoridad Palestina, siendo el último de ellos el de la ya referida liberación de presos prevista para el 29 de marzo y que nunca tuvo lugar.

 

Entendemos que una negociación supone tener en cuenta no sólo las propuestas propias, sino las de la otra parte, para que ambas avancen en progresión aritmética a un punto de encuentro central; la entidad sionista sólo se ha mostrado abierta a una verdadera negociación en lo concerniente a los presos en caso de intercambio. En el año 2006, la resistencia palestina capturó al soldado Guilad Shalit en el cruce de Karem Abu Salem, lo que le permitió negociar la liberación de 1.027 palestinos que llevaban años encerrados en las cárceles israelíes.

AD

La verdad muere también en el lenguaje:

Cuando los invasores se hacen llamar víctimas.

 

Ahora, las fuerzas ocupantes se encuentran en una situación similar tras la desaparición de 3 colonos judíos el pasado jueves, 12 de junio, en un cruce cercano a Hebrón; hecho que la entidad sionista ha presentado como “el secuestro de tres adolescentes” y del que ha culpado a Hamas, a pesar de no contar con prueba alguna.

 

Sorprende, en primer lugar, que las fuerzas ocupantes hablen de “secuestro” para referir a la retención/detención de tres colonos ocupantes en tierras palestinas, mientras que usan el término “detención administrativa” para referir al secuestro indiscriminado de palestinos que, en su tierra, son sacados a la fuerza de sus casas en mitad de la noche por un ejército invasor. También llama la atención la consideración de “adolescentes” usada para referir a los colonos desaparecidos, cuyas edades oscilan entre los 16 y 19 años, sobre todo si tenemos presente que la justicia militar israelí que se aplica en la Palestina ocupada trata como personas adultas a las mayores de 16 años. Mucho menos llamativa es la acusación que apunta a Hamas como responsable del suceso, por la frecuencia con la que el ejército israelí señala a este movimiento como responsable de todo lo que ocurre, bien en West Bank bien en la Franja, y que no se ajuste a sus decisiones unilaterales. De hecho, desde el jueves hasta hoy el ejército israelí ha llevado a cabo más de 80 detenciones de palestinos, incluyendo la de un niño de tan solo 13 años (Mohamed Alyzouri), en diferentes puntos de West Bank como parte de su búsqueda.

 

En 2006, poco después de que Guilad Shalit fuese retenido, la entidad sionista lanzó sobre la Franja de Gaza la operación Lluvia de Verano, que se saldó con el asesinato de más de 300 palestinos. De acuerdo con esto, la población de Gaza se prepara para afrontar los masivos bombardeos que comenzaron el sábado, 14 de junio, por la mañana cuando el ejército sionista comenzó a bombardear la Franja de Gaza, después de haber blindado sus fronteras terrestres cerrando los cruces de Erez y Karem Abu Salem; por su parte el ejército egipcio reforzaba su presencia y los controles en el frontera oeste, especialmente en torno al cruce de Rafah. Los daños materiales provocados por los bombardeos han venido a endurecer la ya de por sí difícil realidad a la que se encuentra sometida la población de Gaza tras ocho años de brutal bloqueo.

 

Ante esta situación los palestinos han reiniciado su campaña ante la ONU, que abandonaron  como exigencia previa israelí para que tuviera lugar la negociación, y han solicitado la intervención de la Comunidad Internacional para evitar que la población de Gaza sea nuevamente víctima de un ataque masivo y brutal, concebido como un castigo colectivo, por parte de las fuerzas ocupantes como los que tuvieron lugar bajo los nombres de Lluvia de verano( 2006), Plomo fundido( finales de 2008, comienzos de 2009)o Pilares defensivos( 2012). Sólo un posicionamiento claro y contundente por parte de la Comunidad Internacional podrá evitar una nueva masacre y permitir que los palestinos puedan denunciar al ejército sionista por los numerosos crímenes cometidos contra su población en el Tribunal Penal Internacional.

 

Durante el domingo y en la madrugada del lunes, los drones y los helicópteros apache han continuado bombardeando y lanzando misiles sobre la Franja de Gaza, donde, además de tres mujeres heridas, la metralla ha alcanzado a una niña de tres años en la zona Norte( Sudanía); lamentablemente según pasen las horas, y si continúa la pasividad internacional, aumentará el número de personas alcanzadas por las bombas, los derrumbes y la metralla. Mientras, las fuerzas de ocupación continúan increpando a la población palestina en West Bank, practicando secuestros en diferentes poblaciones y provocando enfrentamientos directos en distintos puntos. En la tarde-noche del 15 de junio el joven Ahmed Araffat, de 23 años, era asesinado en el campo de refugiados de Jalazoun (Ramallah) por las fuerzas israelíes de ocupación que durante la madrugada de este lunes 16 de junio han asaltado cada casa de Nablus y Jenin, con objeto de continuar con las detenciones masivas ya iniciadas el pasado viernes en otros puntos de West Bank.

 

Israel dispara, la Comunidad Internacional calla, el silencio mata!

 

Todo nuestro apoyo a los presos palestinos secuestrados en las cárceles israelíes, mucha fuerza a la resistencia palestina y la mayor de las condenas para las fuerzas ocupantes israelíes!

 

Libertad para el Pueblo Palestino!

Comparte
  • Twitter
  • Facebook
  • email

1 Comentario en "Entre los Palestinos secuestrados en las cárceles israelíes y los colonos israelíes detenidos en tierras Palestinas"

  1. I feel as you could probably teach a category regarding how to create a great blog. That is fantastic! I must say, what really got me was your design. You certainly learn how to make your website more than just a rant about an issue. Youve caused it to be feasible for people to connect. Good for you, because not that lots of people know very well what theyre doing.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*